10 pasos para comprar un inmueble de inversión

pasos para comprar un inmueble de inversión

El camino para que un inversor inmobiliario novel se convierta en un gran inversor.

Invertir en inmuebles es como hacer el Camino de Santiago. Cuando caminas,  necesitas una guía con la ruta a seguir y los albergues donde dormir. Mucha gente lo hace buscando marcas en el camino, las famosas flechas amarillas, o simplemente siguiendo a los miles de peregrinos que año tras años realizan este Camino. 

Mentalidad y objetivos

Una parte fundamental e infravalorada es la mentalidad del inversor. Te ayudará a enfrentarte de manera acertada a los problemas e incluso convertirlos en ventajas. 

Establece unos objetivos bien definidos y claros para las inversiones. Si careces de experiencia en el mundo inmobiliario, es posible que no sepas cuales son los diferentes modelos de negocio a los que puedes optar y la mejor forma de implementarlos.

Busca el modelo de negocio que te haga sentir cómodo y asume el riesgo que verdaderamente estés dispuesto a aceptar.

Busca sinergias

Las sinergias inmobiliarias trae más beneficios de los que la gente piensa. No se trata únicamente de ir a quedadas o participar en grupos de chats.

Se trata de crear una red efectiva de contactos que permita a los inversores compartir historias, intercambiar ideas, formar asociaciones, recomendar proveedores. En muchos casos se forma una amistad verdadera.

Sin una red inmobiliaria adecuada, se enfrenta a una carrera de inversión en la que tendrá que cometer los mismos errores que muchos otros ya han cometido.

Financia tu inversión

Para los que deciden financiar el inmueble, esta es una de las partes más críticas del negocio y la que permite crecer exponencialmente. Cualquier inversor sea novel o esté más experimentado, tiene que lidiar en cada compra con bancos y brokers hipotecarios en busca de la mejor financiación.

Además se suma el gran desafío de una financiación constante a medida que crezca el negocio.

Encuentra oportunidades

Saber encontrar oportunidades es todo un arte. No es simplemente poner un filtro por importe en el portal inmobiliario. Eso lo sabe hacer todo el mundo.

Los inmuebles llegan desde múltiples fuentes que como un árbol debes regar para que te den su fruto. 

Analiza el inmueble

El paso previo a la visita es analizar el inmueble para determinar si vale la pena desplazarse. Un buen análisis te va ahorrar muchos desplazamientos innecesarios.

Ver más allá de las fotos, analizar la ubicación del inmueble, las rentabilidades… etc. como paso previo, te da además una fuerza importante de cara a la visita, a la que hay que llegar con los deberes hechos.

Visita el inmueble

Debes saber como se ven los inmuebles desde el ojo de un inversor. En que aspectos te debes fijar y cuales pueden ser más superfluos y como relacionarte con el API.

De la visita obtendrás muchas palancas que podrás usar en la negociación y la información necesaria para realizar la reforma. Es vital que uses un método ordenado y lógico en la visita para hacer en esos 15 minutos todo lo que se debe hacer.

Lanza una oferta

Este es uno de los pasos que más esfuerzo requiere y es un cuello de botella para mucha gente. Es lo que se conoce parálisis por análisis. Hay muchos miedos que te impiden superar este paso.

Pero debes saber que negociar y hacer una oferta por un inmueble de una manera correcta puede ahorrarnos unos miles de euros. Aquí está la importancia de saber con quien estamos negociando y conocer el inmueble.

Tramita la compra

Desde las Arras hasta que se pone el inmueble en alquiler hay que hacer varios trámites burocráticos, que, aunque es una tarea poco agradable, te van a salvar de posibles disgustos. Es muy importante realizar un buen Contrato de Arras, contrato del alquiler, el pago de impuestos de forma correcta.. etc.

Reforma el inmueble

Es uno de los puntos clave para llegar a ser un inversor de éxito. Evaluar el estado del inmueble para auto generar presupuestos de reforma te darán velocidad en la operación y autoridad en la negociación. 

Más tarde, después de adquirir el inmueble, aunque no realices tu mismo la reforma, debes conocer los detalles para dirigir y/o corregir los aspectos esenciales de la reforma.

Gestiona el alquiler

Tanto si delegas esta parte, como si prefieres encargarte tu mismo, debes conocer los pormenores y el día a día del alquiler.

Desde la elección optima de los inquilinos y los seguros que debes contratar, hasta las reparaciones que puedan surgir. Una buena gestión hará que tengas buenos y duraderos inquilinos.